sábado, 15 de julio de 2017

Hórreos de Espinaredo




El hórreo asturiano es un modelo de granero que se construye sobre cuatro pilares de piedra  con forma de tronco de pirámide de base cuadrada, pegollos, que permitían aislarlo de la humedad. Entre estos y el cajón de madera que conforma el hórreo propiamente dicho se colocan unas piedras planas y redondas, llamadas pegolleras, que impiden la subida de roedores. Su origen está en la necesidad de almacenar el grano y conservar los alimentos que servían de sustento a las familias, como la matanza, aunque podían servir de dormitorio.


La subidera es una escalera dispuesta en paralelo delante de la entrada sin llegar a alcanzarla y dejando un espacio que obliga a dar un salto a quien pretende acceder. Todo ello para evitar la entrada de ratones u otras alimañas.



La construcción era generalmente cuadrada y de madera resistente a la humedad y la carcoma,  como la de castaño. Debajo se guardaban aperos de labranza.



Ya parecen haber existido en época antigua, aunque se conoce el uso de los que todavía existen desde el siglo XV.

La panera es de mayores dimensiones, de planta rectangular y más pilares, y una viga central en el techo que permite mantener la configuración de cuatro aguas y surge por la necesidad de ampliar la capacidad de almacenaje tras la llegada en el siglo XVII del maiz americano a Asturias. Suele contar con un corredor que la rodea, el cual se utiliza para colgar el maíz para su secado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario